Atracción social

En España hay pocas ciudades o provincias donde exista más de un equipo de primer nivel. En realidad, sólo hay cuatro: Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla, pues las otras provincias que siguen en población sólo cuentan con un equipo de primer nivel, como ocurre en Málaga, Bilbao, A Coruña, Pontevedra... y en algunas otras, ni siquiera uno. Siempre nos hemos planteado si es razonable que el Sevilla FC, ubicado en una ciudad de tamaño medio, como Sevilla, y compartiendo con el Betis los medios de esta ciudad, pueda aspirar a estar en puestos altos en la tabla. Hay que tener en cuenta que al dividir la población de Sevilla entre dos, al Sevilla le corresponde menos población que a otros equipos como el Zaragoza o el Ath. Bilbao.

¿Cómo puede el Sevilla aspirar a competir con otros equipos al primer nivel? ¿cuál es la auténtica medida del apoyo de la afición?

Podríamos llamar "factor de atracción" a la proporción existente entre el número de abonados (o "afición militante”) y la población natural, sobre la que actúa. Si calculamos este "factor de atracción" para todos los equipos y además hacemos agrupaciones provinciales, podemos establecer una clasificación de los equipos y provincias de mayor a menor porcentaje de socios sobre la población de influencia. Para poder realizar este estudio, hemos considerado las siguientes simplificaciones o estimaciones:

Ante la imposibilidad de determinar exactamente cuál es la zona o población de influencia de un determinado equipo, hemos optado por el ámbito provincial, sabiendo que en algunos casos esto no responde exactamente a la realidad (como en el caso de Cádiz, con tres zonas de influencia muy diferenciadas). También puede influir la extensión de la provincia, en las más extensas se dificulta el apoyo a los equipos de la capital. En otros casos se solapan las atracciones sobre más de un equipo, por ejemplo muchos aficionados de los equipos de la provincia de Madrid lo son también de algún equipo de la capital.

Hemos querido considerar todos los equipos representativos de cada una de las provincias y ciudades autónomas, pero es muy difícil para nosotros obtener el dato exacto del número de abonados (incluso de primera división). En algunos casos hemos contabilizado datos publicados en prensa, o de años anteriores, o bien estimaciones propias basadas en algún dato o noticia más o menos fiable. En otros casos no hemos podido realizar ni siquiera una estimación, por lo que hay algunas provincias que no figuran en esta estadística. Si alguien dispone de datos más correctos y nos los quiere hacer llegar a la dirección de contacto, le quedaremos agradecidos y los tendremos en cuenta.

Con estas premisas se pueden realizar tres clasificaciones: por equipo, por provincia y por comunidad autónoma. Creemos que la que más puede aportar es la segunda de ellas:

Datos de la temporada 2014/15

Fuentes consultadas: Instituto Nacional de Estadística (www.ine.es), Liga de Fútbol Profesional (www.lfp.es), Guía Marca 2015

 y páginas oficiales de los equipos indicados.

 

Se puede observar que la provincia de Sevilla es de las más implicadas con sus equipos de fútbol, sólo superada en primera división por las de Guipuzkoa y Castellón, aunque también es cierto que las mayores distancias de desplazamiento perjudican a nuestra provincia.

Conclusiones

Los equipos grandes en España tienen, en general, un alto número de abonados, pero no necesariamente un factor de atracción alto. Esto significa que la potencia social de un equipo la da el valor absoluto de abonados y no el porcentaje sobre la población. Una población elevada no significa que el equipo disponga de mayor apoyo social. Otra cuestión es el apoyo económico de socios mayoritarios, patrocinadores o ventas, que también introducen factores de competitividad.

Si en Sevilla hubiera un equipo de 70.000 u 80.000 socios, sería mucho más potente que el Sevilla o el Betis actuales, por no hablar del "efecto Fuenteovejuna", que proporcionaría la orientación de todas las energías futboleras de la ciudad en la misma dirección (cantera, dinero, publicidad, rentabilidad política, y prensa). En el otro lado, habría que considerar que, a lo mejor, ante la falta de rivalidad, la motivación y por tanto el factor de atracción quizás no fueran tan altos como en la actualidad. En este supuesto, si el factor de atracción de la provincia de Sevilla estuviera en la media nacional, este “superclub” tendría unos 37000 abonados, es decir, poco más que cualquiera de los dos por separado, y se perdería el aliciente de mantener dos equipos en el primer nivel.

En definitiva, los datos hablan de que Sevilla es una provincia con mucha afición al fútbol y un alto factor militante con respecto a sus equipos, y la pregunta que está sin respuesta es si la rivalidad es la causa de la afición, que sólo un estudio experimental (o sea, hacer la fusión), permitiría contestarla, pero lo vemos bastante improbable, y la verdad, no creemos que mereciera la pena probarlo. El factor diferencial de Sevilla en España es, precisamente, la presencia de dos equipos de primer nivel, compartiendo sus limitados recursos, y, pese a ello, tratando ambos de mantener la competitividad.

Anexos

A continuación se incluyen también las tablas clasificadas por equipos y por comunidades.